¡Que la portada de un libro me enamore!

Foto Shakespearella

Foto Shakespearella

Hace días en una feria del libro, pasaba por las estanterías viendo y buscando literatura, y escuché a una adolescente decir a su amiga “¡es que yo quiero que la portada de un libro me enamore!”. Me dije en mis adentros, “¡niña  pretensiosa!”. Con el paso de los días, y luego de haber leído lo que me había comprado en aquella feria,  me sorprendí haciendo lo mismo en una librería virtual. Quería que una portada me enamorara.

Pensé en que por defecto, somos bastante ligeros para ir juzgando y señalando, pero luego repetimos esas mismas cosas que en su momento desaprobamos. Me cuestione respecto a lo que realmente estaba buscando yo en la portada de un libro. Me pregunté hacía cuanto tiempo buscaba sin darme cuenta, libros que me atrajeran inicialmente por su portada.  Pensé en cuál sería la portada perfecta para alguna de mis historias escritas.

Llegue a la conclusión de que cada uno busca una portada que evoque una buena historia. Lo que para cada uno sea una buena historia y por ende una buena portada. El titulo lo vemos al tiempo que la portada, debe ser atrayente también. Pero estando en una librería, con un sinfín de libros queriendo ser llevados por buenos lectores, y como por lo general el volumen de los libros exhibido es alto, el ojo vera inicialmente la portada, y luego de que este se enamore de alguna, el cerebro leerá el título.

Lo de afuera atrae, pero lo de adentro es lo más importante.

Como en la vida no todo puede ser una cara bonita, luego de encontrar la portada cautivadora, mezclada con el título atrayente, algunos leen el prólogo, no ha de faltar quien tenga suficiente con un buen título y una buena portada, pero algunos preferimos ir a la fija y entrar a esas editoriales online,  para leer las primeras páginas del libro, para ver si realmente es tan bueno como sugieren su título y portada.

De esas editoriales virtuales que dejan leer las primeras hojas de la obra, he sacado una buena lista de libros para leer, los he comprado y no me he arrepentido. Me encanta entrar en Alfaguara por ejemplo. Ahí tuve un resiente amor a primera vista con “La gente inteligente lee y toma café” de Agnès Martin-Lugand. ¡Que buen libro!

Con “Las cosas que no nos dijimos”  de Marc Levy me pasó algo curioso,  entré a una librería mientras hacía tiempo para ir a clases y encontré ese libro envuelto en su plástico original. Pregunté al encargado que si podía amablemente conseguirme uno abierto para hojearlo un poco. Él dijo que no podía hacer eso, le explique que me gustaba el título, y  que la portada tenía su encanto, pero que si no le leía un par de hojas, no me seria posible llevarlo a casa conmigo. Hizo las consultas pertinentes y volvió a decirme que sí lo podíamos abrir. ¡Que contenta me puse! Lo compré sin pensarlo dos veces, y cuando la clase se puso sosa, lo comencé a leer.  ¡Amé ese libro! Lo leí en un abrir y cerrar de ojos.

Espero poder entrevistar un día a Marc, igual que a Agnès y a otros muchos escritores que me encantan. Mientras tanto, seguiré buscando libros para leer cada que mi lista de pendientes se vaya agotando y mientras los selecciono, recordare a aquella joven anónima que me enseñó en una feria del libro,  que yo también soy pretenciosa  y busco que la portada de un libro me enamore.

Y tu… ¿Cómo escoges tus libros favoritos?

No olvides compartir y comentar si te gustó.

Síguenos en Facebook  & Twitter: @_Shakespearella

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s